Menu Izquierdo

La marca/ nombre comercial tiene como principal función individualizar un producto, de ahí la necesidad de su creación, pues no sólo es un nombre, sino que aporta otros datos como la calidad del producto que la marca en cuestión proporciona.

Al margen de la utilidad como elemento identificativo del producto, el verdadero valor radica en que infunden en el consumidor criterios emocionales para preferir determinados productos frente al resto, resultando lo más habitual consolidar la asociación del producto con un símbolo fácilmente reconocible, que permita a los usuarios reconocer el producto y confiar en el mismo para satisfacer futuras necesidades.

En este punto surge la necesidad de registrar y proteger los elementos que se emplearán como señas de identidad, obteniendo un derecho exclusivo en el uso de tales elementos, durante un periodo de diez años – renovable –, para diferenciar dentro del ámbito geográfico de protección elegido, el producto en cuestión.


#
#